Nuestra historia

La historia de nuestra residencia


Residencia Park  L'H le ofrece una retrospectiva de su trayectoria. Aquí podrá conocer  como se originó.
Somos una empresa familiar y hemos puesto mucho esfuerzo y unión para que esta residencia haya podido tomar la forma que tiene en la actualidad. Todo empezó hace ya 22 años cuando nuestra abuela contrajo una enfermedad mental la cual no entendiamos, porqué su estado de salud era envidiable a sus 77 años de edad. No conocíamos casi que era el Alzheimer, pero ahi fue dónde empezamos este proyecto, cuando teniamos la sensación de no saber que hacer, que sería mejor, pero la enfermedad seguía avanzando...  En todo este tiempo hemos trabajado para ir adaptándonos a las nuevas necesidades y mejorando continuamente.
Día a día, hemos ido innovando e invirtiendo mucho esfuerzo y dedicación, con la voluntad de construir un centro donde se hiciera realidad nuestro sueño: crear la residencia que nosotros elegiriamos para llevar a nuestros padres. Nuestra experiencia nos ha hecho mejorar, pero siempre estamos pensando como avanzar un poco más.
Soledad  M. A.(fotografía con 14 años disfrazada, madre, abueli y mujer ejemplar en todos los aspectos)

Esta foto pertenece a nuestra abuela cuando tenía 14 años, a los 74 años nos empezamos a dar cuenta de que nuestra querida "abueli" empezó a tener olvidos y conductas impropias de ella. El Alzheimer era un gran desconocido cuando escuchamos su nombre por primera vez, no existía medicación, ni sabían explicar que era aquella enfermedad, la sociedad en ese momento no tenía centros adecuados para cuidar y orientar a ella, ni a los familiares.
La enfermedad se propagaba de manera fulminante, mientras la familia luchabamos contra un desconocido que nos había arrebatado a una madre y abuela ejemplar, para transformarla en una desconocida que la enfermedad se  enguyó rapidamente, tanto a nivel físico y por supuesto no dejo ni una neurona. La impotencia era muy grande, no podías cuidarla 24 horas sin que pusiera su vida o la de otras personas en peligro y tampoco habían residencias, eran asilos a la antigua usanza, dónde realmente no había regulación, ni higiene, ni personal. Las  instalaciones eran un lugar sucio, lúgubre, insalubre, estos "asilos" te hacían ver que una cárcel tercermundista al lado de estos recintos pareciera un hotel de 5 estrellas.
Finalmente, tuvimos la suerte de que crearan una residencia nueva y la admitieran, ya que la lista de espera era interminable antes de abrir las puertas el centro. Podemos decir que nos tocó la loteria, porqué ya estaba en una fase muy avanzado el Alzheimer, gracias a la creación de ese centro nos queda la certeza de que en sus últimos días pudo tener una  muerte digna.
Falleció 1 año y medio después de su ingreso en la residencia, nos dejó 2 días antes de  cumplir 78 años. Por eso quisimos crear el lugar que buscabamos para ella. En honor a una gran mujer, madre y abuela, dedicamos todo nuestro esfuerzo y trabajo, para que nadie tenga que volver a pasar por aquel infierno, al que no encontrabamos ningún sentido y sólo podías llorar de impotencia.

¿Quiere aprovechar las ventajas de nuestro servicio de atención de día?
Estaremos encantados de hablar con usted personalmente. Infórmese de nuestras servicios mediante el teléfono 93.533.76.70 o formulario de contacto.
Share by: